Porque los primeros años hacen la diferencia...